El pasado 13 de Mayo de 2012, dentro del ciclo de conciertos BBK Live Bereziak, se presentó en Bilbao la banda americana Tortoise. Concierto incluido dentro de este ciclo previo al BBK Live Festival y por el que han pasado o pasarán Corizonas, Nosötrash o Lambchop. Después de esta cita estarán en Barcelona, Madrid, Valencia y Sevilla, los de Chicago anteriormente habían estado en Santiago presentando temas de su último disco «Beacons Of Ancestorship» de 2009.

El concierto se hizo corto, al menos para mí y se pudo ver a Tortoise en su estilo. Estilo que no sabría catalogar y que mezcla un poco de todo y mucho de lo que ellos saben hacer. He leído por ahí buenas y malas críticas a su último trabajo pero ni creo que les importe mucho, ni creo que deban hacer otra cosa distinta a lo que vi. En directo suenan maravillosamente bien, esa mezcla de estilos y esos sonidos tan peculiares les hace estar a la altura en cualquier momento. Composiciones sin duda complejas que realizan perfectamente bien. Sin poner «peros» a su directo es posible que se echara en falta un poco de complicidad con el público, cosa que se puede entender en una banda como esta, todo instrumental. Recordaba a un concierto de música clásica por la seriedad. Algo hace que su música enganche, creo que te guste o no. Algo hace que estés pendiente en todo momento de lo que suena, de lo que hacen. Cambiando en bastantes ocasiones de instrumento pero sin perder ese toque basado en la percusión y en su bajo, o en sus bajos dependiendo del momento. No pierden ni una gota en directo y parece como si los temas de estudio se transformaran, como si retocaran esas canciones para darles otro sabor. Como para que sepas que esto es un directo y que esto es Tortoise.

Me volvió a la cabeza un concierto que vi de Macromassa en el 93 y el recuerdo que tengo es que salí totalmente alucinado. Los temas eran suyos pero no me pareció que tuvieran mucho que ver con lo grabado en el estudio. En este caso la diferencia no me pareció tanta pero la sensación fue parecida, alucinante.

Cada vez que me acuerdo mientras escucho alguno de sus discos, cada vez me parece que fue más corto el concierto. La miel en los labios y ganas de más, me consuela el próximo que será este viernes con Anari y Lisabö en Basauri.